WC japones hackeado

“Hackean WC´s Japoneses”

La empresa de alta tecnología en diseños de baño y bidets de origen japonés Satis, reconoció que sus WC´s Bidets y demás productos de última generación, que emplean microcomputadoras para atender al usuario, han sido “hackeados” –y podrían seguirlo siendo hasta que se resuelva el asunto- por lo que advierten a los usuarios sobre inesperadas acciones de sus artículos.

La empresa nipona, cuyo lema es “Satis” – define la innovación del baño -, reconoció que sus WC´s, Bidets, lavamanos, dispensadores de jabón y otros de sus productos están siendo hackeados de manera inescrupulosa, tanto por

eventuales bromistas, como por personas interesadas en desmerecer la calidad de estos útiles productos.

Mediante Bluetooth y a través de la aplicación My Satis para Android, creada para controlar los WC´s inteligentes, se está generando la controvertida situación.

Bidets que lanzan agua al aire y tapas de inodoros que caen

El problema está centrado en que los aseos de la marca Inax Satis Bluetooth, fueron todos codificados con el mismo PIN Bluetooth, lo que permite a cualquier usuario que haya tenido descargada la aplicación My Satis y esté en el radio de acción operar la activación.

El mayor problema denunciado, es el inesperado abrir de la canilla en el servicio del bidet –generalmente ubicado junto al retrete- lo que arroja una inesperada lluvia sobre el usuario. Otro también complejo es –para los varones- el que la tabla del WC, caiga inesperadamente mientras orinan.

También las activaciones automáticas de carga, funciones de secado de manos que se apagan constantemente, o dispensamiento de jabón sin fin, han generado tal malestar y angustia incluso entre los japoneses, que la empresa se ha visto obligada a publicar el problema, pedir disculpas, y apuntar de inmediato a su solución.

El problema fue inicialmente detectado en junio, pero los fabricantes guardaron reserva para evitar ir en detrimento de sus productos, aunque ahora la situación se difundió de tal modo que no ha habido más remedio que reconocerlo ante el público.

Deja un comentario