lesiones

Las Lesiones Sexuales más Comunes y Cómo Remediarlas

Aunque el sexo es uno de los mejores placeres de la vida, nadie está exento de los problemas involucrados en el, por lo que la revista Cosmopolitan ha realizado un compendio de las lesiones sexuales más comunes, dándonos además la solución apropiada a cada una de ellas:

1. Desgarro vaginal: Esta es la lesión sexual más común de todas. Una forma fácil de detectarla es si sangras mucho o si sientes bastante dolor.

La solución: La razón por la que pasa esto es porque no estás lubricada, así que la solución es muy simple: asegúrate de estar lo suficientemente húmeda antes de que ‘su amiguito’ entre. Esto puede significar ir más lento durante el sexo, o simplemente usar lubricante.

2.  Algo atorado… ¡allí abajo!: Los dos “objetos extraños” más comunes que los ginecólogos encuentran son tampones olvidados (sí, llega a pasar), y condones perdidos.

La solución: Empieza por respirar profundamente y no volverte loca; estas cosas pasan y puedes sacarlas sin mayor problema. Lo mejor que puedes hacer es esperar de 10 a 15 minutos después de haber tenido sexo. Ese es el tiempo que le toma a tu vagina volver a su estado y tamaño normal, y es mucho más fácil sacar algo en su estado natural. Luego, relájate y mete dos dedos para tratar de sacar lo que se te atoró. Si no puedes, corre al doctor y él te ayudará.

3. Raspones: Si te mueves bruscamente y con fuerza puedes rasparte o incluso quemarte la piel debido a la fricción con el piso o con el colchón.

La solución: Lava la zona afectada con agua fría y jabón antibacterial. Si la piel está muy lastimada, límpiala con un antiséptico y ponte crema antibacterial antes de ponerte una venda. Claro, lo más recomendable es prevenir que esto te pase poniendo algo suave si vas a tener sexo en una superficie dura.

4. Lesión de espalda: Los movimientos complicados y arriesgados muchas veces causan estragos en tu espalda.

La solución: Apláudete a ti misma por ser una bala en la cama. Ok, ahora es momento de arreglar los daños, pon una bolsa de hielo en la espalda baja para aliviar la inflamación. Luego, cuando la inflamación disminuya, usa una almohada térmica para calmar los músculos. Por último, tómate un antiinflamatorio y descansa un par de horas.

5Infección por levaduras: La mayoría de las mujeres que contraen infección por levaduras al tener sexo, las adquieren muchas veces al recibir sexo oral, o por tener sexo con un chico que tiene un poco de saliva en ‘su amiguito’ .

La solución: Empieza por asegurarte de que su pene está limpio. Si esto significa obligarlo a ir al baño antes de la acción, que así sea.

6. Infección en las vías urinarias: Cualquiera que haya tenido una de éstas sabe que duelen mucho. Y, por desgracia, puedes adquirirlas por tener demasiado sexo.

La solución: Lo mejor que puedes hacer es asegurarte de que estás lo suficientemente lubricada todo el tiempo, ya sea usando un lubricante o diciéndole a tu chico que no entre muy rápido. Eso ayuda a prevenir que te rasgue o irrite.

TIP: Ve a hacer pipí antes y después de tener sexo, y si sientes que eres propensa a las infecciones urinarias, toma jugo de arándano regularmente, y Siempre ten buena higiene íntima con Agua ya que esto previene infecciones y evita que las bacterias se adhieran a tu vejiga.

Deja un comentario